Nueva oferta de empleo: Limpiador de mazmorras

noviembre 28, 2012 at 9:40 pm Deja un comentario

Cuando me llamaron del paro para decirme que tenían una oferta para mí me alegré bastante, por fin el sol se abrió paso entre los negruzcos nubarrones. Podía reinsertarme en el mercado laboral para por fin empezar a gastar dinero en cosas innecesarias y tratar de fundar de una maldita vez una familia, tener una casita con una verja blanca y muchos caballos. Pero mis ilusiones se fueron al traste tras contactar con el jefe, un tal John Carmack, y explicarme de que iba el curro.

– Señor Bonifacio, ¿tiene usted experiencia en esto de los dungeon crawlers?

– Lo siento señor no tengo ni puta idea de lo que me está contando.

– Bueno, no se preocupe, es un trabajo fácil, temporal, no le llevará más de unos cuantos días y será bien remunerado.

– Vale señor Carmack, pero exactamente, ¿qué narices tengo que hacer? Espero que no sea limpiar una taberna de ratas o llevar cartas de aquí allá señor, estoy hasta las pelotillas de ese tipo de tareas.

– No tiene nada que ver con eso buen hombre, lo único que tendrá que hacer es limpiar una serie de mazmorras de todo detestable ser que se le ponga por delante, abrir unas puertas con botones de colores y ayudar a los fantasmas de unos enanos borrachos.

– Al mal tiempo buena cara, 30 euros y una raya.

Al día siguiente me dieron una espada y una varita similar a un dildo anal y me dijeron que entrara en ese maldito laberinto, que ayudase a esos malditos enanos anormales y que fuese abriendo las puertas de colorines. Debo confesar que en un principio me pareció una tarea monótona, pero al menos no tenía que hablar, se me daba mal el trabajo de cara al público, así que agradecí eternamente que la que tomase la voz cantante en el asunto fuese la varita. Una varita hablando con el espíritu de enanos borrachos, esta será la tónica argumental. Ah, y con un dragón multimillonario que amasa una cuantiosa fortuna en su cueva. No, ahora en serio, ¿para qué cojones quiere un dragón tanto dinero? Es más, nisiquiera podría ir de compras tranquilamente, en cuanto apareciera por la ciudad se abalanzarían sobre él cual catetos de campo asustados. Eso no era vida. Más de una vez pensé en robarle o asesinarlo mientras dormía, pero con el tiempo desarrollamos una relación yonki-camello: Él me vendía toda clase de drogas y brebajes para que yo pudiera seguir mi camino con éxito y yo le pagaba con el poco oro que conseguía limpiando las mazmorras de turno. Simbiosis rolera en su máxima expresión.

Dragón avaricioso a la izquierda. Hombre moco a la derecha.

Lo cierto es que poco a poco le fuí cogiendo el gusto a eso de trabajar por turnos. Por la mañana me movía, al mediodía aparecía un orco por una puerta, por la tarde le atacaba con el dildo, al caer la noche él me disparaba una flecha, y así echábamos las horas. Quien dice un orco dice una rata gigantesca, el espíritu de un mago cabreado, una masa de mocos o lava, gárgolas y todo tipo de fauna mazmorrera. Esto me recordaba mis tiempos mozos cuando iba a la recreativa de al lado del bar, tenías que moverte por pasillos semioscuros esquivando orcos que te querían robar el dinero o te acosaban para pasarte a Mr.Bison. Los recreativos eran las mazmorras de los 90. Como toda buena mazmorra que se precie los laberintos y las trampitas están a la orden del día, como cuando vas por mercadona con el carro y se te ponen delante tres señoras que te impiden continuar. Los mercadona son las mazmorras del año 2000. Matar a estos seres desagradables, robarles la pasta, gastártela en la cueva del dragón, ir consiguiendo nuevas armas y equipamiento, conseguir los códigos de las puertitas de colores y pa´lante. En eso consistía mi jornada laboral.

Fiestacas que me montaba con los bichejos

Pero lejos de volverse una tarea rutinaria le fuí cogiendo el gustillo. Me encariñé con el dragón, incluso el dildo mágico era en el fondo un tipo adorable, automáticamente me metí en el papel y fuí haciendo todo lo que los enanos me pedían, me cogí grandes borracheras con ellos, hablamos de mujeres, de como estaba la situación actual del país, que eso con Franco no pasaba, de lo gaylords que eran los hobbits, divagamos sobre el final de Lost, vamos, los típicos temas de conversación que puedes tener con enanos paletos muertos. Era el único trabajo en el que le había cogido cariño a mis compañeros, y la verdad es que no me quería marchar. Tristemente me iba dando cuenta de que el final estaba cerca, que la tarea que el señor Carmack me había encomendado estaba a punto de llegar a su fin, y me daba pena, mucha pena, porque para una vez que había encontrado un trabajo tan divertido este me había sabido a poco.

Un regalo que el señor Carmack me hizo al finalizar el curro

Bueno, al menos tendría el placer de engrosar mi curriculum, de escribir con letra de oro y pulso firme: Yo trabajé en Orcs & Elves. Y  eso, entre tantos soldados profesionales, jugadores de fútbol, entrenadores pokemon y demás trabajos basura, era todo un logro. Quién sabe, quizás con la experiencia adquirida pueda currar en un Etrian Odissey nuevo. El caso es que si un día un tal Carmack os llama ofreciendo curro no lo desaprovechéis, ya que aunque cuentan las malas lenguas que es un puto graphic whore que se masturba con tarjetas gráficas mientras que con la otra mano diseña pasillos para su próximo juego, vale la pena, porque es un señor que conoce lo retro, y sabe mucho más que algunos gafapasters hipster que te intentan vender mediocridades indies disfrazadas de innovadoras salvaciones de la industria. Por esto y mucho más, este trabajo ha molado.

Entry filed under: Nintendo DS, Rol. Tags: , , , , , .

Looper, rompiendo el bucle del aburrimiento Holy Motors y el agotador circo en el que vivimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Hits

  • 658,009

Archivos

Artículos destacados

CC
16 Bits Generation pertenece a hatedpig y está bajo licencia Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: