Holy Motors y el agotador circo en el que vivimos

noviembre 29, 2012 at 9:52 pm Deja un comentario

Dejarte con el culo torcido a base de una expansiva onda de elementos visuales desconcertantes. Esta es básicamente la premisa que el señor Leos Carax ha llevado a cabo para dar su punto de vista sobre el cine, la vida de los actores, la rutina, la obsolescencia, la obsesión y el cansancio. Un jodido compendio de buenos momentos audiovisuales que, dejando de lado lo enrevesado de su simbología y puesta en escena, consigue crear en el espectador un cóctel de sensaciones que pueden tambalearse entre la fascinación o el más desconcertante aburrimiento. Hay películas y películas, y Holy Motors entra en el saco de las “películas”.

Lo que quiero decir con esto es que lo mejor para afrontar este film francés es desconectar, dejar atrás prejuicios y no intentar encontrar una respuesta argumental más allá de la idea inicial que puede surgir alrededor de un maravilloso Denis Lavant que simplemente está colosal en su interpretación. Aún estando cargada de simbolismo y metáforas, lo mejor es disfrutar del contenido estético que nos ofrece sin darle muchas vueltas en la boca, pues la indigestión podría ser realmente molesta si nos frustramos intentando encontrar una pizca de racionalidad en cada una de las piezas, denominadas eventos, que conforman este interesante ejercicio.

Es una película con cierto magnetismo, que vale la pena ver sólo por lo extraño de su naturaleza. Aún así, tampoco es la salvadora del cine contemporáneo ni una obra de arte como muchos medios han querido expresar, simplemente te regala algo que no puedes ver con la misma óptica que utilizas en el visionado de cualquier otra cinta, y no me refiero a que estemos hablando de cine surrealista, ni de una ida de olla propia de David Lynch, por citar un ejemplo, porque a pesar de las incoherencias y del bizarrismo que rebosa, es una historia humana con un tema definido y concreto. Aún ofreciendo sus eventos diversas interpretaciones, lo cierto es que la mayoría vienen a tratar temas como los que he citado en la introducción del artículo.

En medio de este abanico de interpretaciones nos vamos a topar con momentos jodidamente épicos. Escenas como la de la contorsionista Zlata, envuelta en látex y llevando a cabo una coreografía con el protagonista que roza lo pornográfico, la conversación padre-hija inadaptada que se va amargada de una fiesta o el evento musical con Kilye Minogue (que dicho sea de paso, ha actuado realmente bien) son sólo algunos de los momentos que más me han gustado. Lo complicado de seleccionarlos es el hecho de que Holy Motors está constantemente ofreciéndote este tipo de regalos visuales, anestesiando la ya de por sí atrofiada mente del espectador que intenta buscar algún nexo de unión en los eventos, hasta que finalmente cae rendido e intenta dilucidar un mensaje general, algo que se eleva por encima de todo, y que puede ser tan sencillo como: “Ser actor puede llegar a ser un auténtico coñazo”

Holy Motors es fractal, cine dentro de cine, actores abatidos dentro de sus papeles, sin olvidar que el cine es una visión de nuestro mundo, y al fin y al cabo, todos somos actores dentro de nuestras propias películas, algunas de ellas realmente agotadoras. Y el tiempo pasa, y lo que ayer era un actor reconocido y de belleza, hoy es sólo una sombra que recoge premios honoríficos y sigue trabajando por amor a su profesión. Pero los tiempos cambian, la vida cambia. Lo que tengo claro es que cada vez vivimos más acelerados y no nos paramos a ver la belleza de ciertas cosas si estas no desprenden un mínimo de accesibilidad. Es una pena, porque por culpa de ese patrón de comportamiento nos podemos perder películas como esta, que aunque genere opiniones dispares totalmente respetables, te regala algo que no todas pueden, y eso, en cualquier medio artístico en pleno 2012 es todo un logro. Basura o arte, hay que verla, pues no deja indiferente.

Entry filed under: Cine. Tags: , , , , .

Nueva oferta de empleo: Limpiador de mazmorras Mis veinte discos del 2012 (Parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Hits

  • 656,798

Archivos

Artículos destacados

CC
16 Bits Generation pertenece a hatedpig y está bajo licencia Creative Commons.

A %d blogueros les gusta esto: