El límite es el cielo: Tiny Tower

Lo cierto es que no soy muy amigo de jugar en el iTouch. Salvo obligatorias excepciones como el Angry Birds o el Plantas contra Zombies, son pocos los juegos que me han enganchado en este dispositivo. Con esto de las vacaciones, rebuscando un poco y probando demos me he topado con algunas cosillas interesantes de las que iré hablando poco a poco, pero de momento voy a destacar un título que ha sido toda una sorpresa: Tiny Tower

(más…)

julio 26, 2011 at 5:03 pm 12 comentarios

Bye Bye Nintendo

En el pasado E3 Nintendo tuvo la genial idea de presentar su consola de nueva generación. Bajo el recurrente nombre de Wii U, se lanzó a la piscina y mediante una presentación mas bien confusa donde el mando/tablet de dicha consola era el protagonista, dejó a los presentes con cara de WTF. Poco a poco se ha ido lanzando información relevante acerca de las supuestas especificaciones, aunque todo sigue estando un poco en el aire. Lo único cierto es que saldrá durante 2012 y que será superior técnicamente a las otras dos consolas de la competencia. A continuación, mi humilde y personal punto de vista sobre este nuevo movimiento de Nintendo.

(más…)

julio 20, 2011 at 5:41 pm 6 comentarios

Retroanálisis: Rock´n Roll Racing

Antes Interplay molaba. Acogía desarrolladoras interesantes y la verdad es que muchos juegos tenían un toque personal bastante interesante. A la cabeza me vienen títulos como los dos primeros Fallout de Black Isle, el entrañable Boogerman, Lost Vikings, Baldur´s Gate o Clayfighter entre otros. Gozó de buena salud durante la etapa de los 16 bit, y un ejemplo de ello es el inolvidable Rock´n Roll Racing, desarrollado por Blizzard en 1993 para Mega Drive y Super Nintendo. Era un atípico juego de carreras con vista isométrica del que guardo buenos recuerdos. Recorrer la galaxia a ritmo de rock mientras machacábamos a nuestros alienígenas enemigos era divertido, muy divertido.

(más…)

julio 18, 2011 at 5:26 pm 11 comentarios

Angry Birds en tu examen de física

¿Aburrido de los problemas de física con pelotas que caen de tejados, misiles, hombres balas y demás chorradas que se les ocurre a profesores que van de listillos? Todo eso se ha acabado, los parajicos de Angry Birds llegan para hacerte más amenos esos exámenes para los que has estudiado duramente. O no. Pero vamos, que en el fondo es mucho más gratificante encontrar el valor del ángulo para impactar al odiado cerdo, muchísimo más, a donde va a parar.

Visto en Microsiervos

julio 15, 2011 at 9:49 am 4 comentarios

Psychoville: Oscura estupidez

Tras la apoteósica primera temporada de Game of Thrones y haberme papeado en tiempo récord lo existente hasta el momento de Misfits, un vacío se apoderó de mi alma. Era hora de buscar nuevas víctimas y Psychoville se interpuso en mi camino. Los primeros capítulos de esta serie te dejan con cara de tonto, hacía bastante tiempo que no me echaba a la boca algo tan surreal, bizarro y entretenido al mismo tiempo.

(más…)

julio 15, 2011 at 12:00 am Deja un comentario

Retroanálisis: Zero Wing

Hubo un tiempo en el que los bollycaos regalaban pegatinas con portadas de juegos de Mega Drive, Master System II y Game Gear, junto con letras del abecedario acompañadas por el chulo de Sonic en alguna pose molona. Estas pegatinas, aparte de servir para formar las palabras pedo, caca, puta y pis y pegarlas en los libros de EGB de la época, también tenían la función de hypear a los jóvenes. Si hamijos, ¿a qué no sabíais que antes se hypeaba de esta manera y no con videos de 20 minutos?. A veces incluso, la grasa del bollycao se filtraba y las pegatinas se quedaban hechas un asco. Aquello era infancia y no la de nuestros hermanos, primos, hijos o mascotas. Habían portadas orgásmicas, como la del Gynoug, Alisia Dragoon o la del shmup del que voy a hablar: Zero Wing.

(más…)

julio 14, 2011 at 10:04 am 14 comentarios

Marbú The Videogame

El colega Laocoont ha tenido una de sus idas de olla y le ha dado por reclamar a los cuatro vientos la realización de un videojuego con una Marbú Dorada como protagonista. Aunque os suene raro, algunas mascotas/iconos del sector alimenticio ya se han pasado por los videojuegos con mas pena que gloria, en el post donde desarrolla la piedra podéis encontrar más información, y de momento podéis apoyar la iniciativa en la página de fans del feisbuk.

julio 13, 2011 at 12:15 pm 4 comentarios

La importancia de la ambientación

Hace unos cuantos días que estoy disfrutando el Mass Effect 2, hasta ahora era una saga a la que no le había metido mano, y lo cierto es que le tenía ganas. A medida que le echas horas te das cuenta de una cosa: De no ser por el brutal universo que se ha creado en torno a Shepard y compañía, el juego en sí sería una mierda pinchada en un palo. Quiero decir, que si ahondamos en las características jugables del título, no veremos nada más allá de un shooter en tercera persona bastante limitado jugablemente. De hecho, cuando comencé a hacer misiones, me quedé un poco mosca, ¿es esta la gran “space opera” de Bioware?. Pasan las horas, te sumerges en el sobreseliente guión y en la cuidadísima ambientación, te dejas llevar y el juego te atrapa. Tenemos aquí un ejemplo del papel vital que juega la ambientación de un videojuego.

(más…)

julio 13, 2011 at 8:31 am 13 comentarios

Sobre Fritz Lang y unos cuantos cuadros

Repudiado por algunos, amado por otros, lo cierto es que el periplo americano de Fritz Lang da para hablar largo y tendido sobre algunas de las mejores películas del cine negro de la década de los cuarenta y cincuenta. En dos de ellas me voy a centrar, sólo separadas por un año de diferencia y en donde se repite el reparto, con el gran Edward G. Robinson y la bellísima Joan Bennet como pilares de ambas historias. Se trata de The woman in the window y Scarlet Street, títulos que aparecieron en nuestro país como La mujer del cuadro y Perversidad. No sólo un reparto excepcional era lo que ambos largometrajes repartían, sino que la atracción que Lang sentía hacía el arte y la pintura sirvieron de núcleo para tejer dos historias que aunque poseen prismas totalmente distintos giran en torno a conceptos primigenios. El amor, el desencanto hacia un matrimonio indeseado, el miedo por una parte a la infidelidad y el deseo por otra de comenzar nuevas aventuras, todo ello aderezado como no con los ingredientes de toda buena obra del género: desengaños, sobornos y asesinatos.

En ambos metrajes, la salud mental de los protagonistas encarnados por Edward termina tocando fondo, psicológicamente hundido y sin escapatoria aparente en La mujer del cuadro y totalmente obsesionado y psicótico en Perversidad, en un final que aunque pueda parecer forzado es el más adecuado para cerrar una historia en la que la radiante Joan Bennet se excede en crueldad y cosigue volver totalmente loco de amor a un hombre que, aparentemente, es incapaz de hacer daño a una mosca. Es este sin duda el aspecto que más me ha gustado en las dos películas, especialmente en Perversidad, donde la transformación que va sufriendo el personaje no deja constancia de supuestos síntomas hasta una recta final en la que al mismísimo espectador le entran ganas de abofetear a Joan.

A nivel argumental y en cuanto a ritmo de narración, La mujer del cuadro es una película posiblemente más llevadera y disfrutable. Tras el tema principal sobre el que gira la trama se va hilando una inteligente red de posibles alternativas para un final que también está lejos de lo que se puede llegar a presuponer. Constantes giros y hechos marcan una serie de vaivenes en los que la obra se va tambaleando hacia determinados caminos, a los que no termina de aferrarse debido a recursos de última hora que brillantemente terminan dando cohesión a la que es, desde mi punto de vista, una de las mejores películas del director.

Mención especial merece también Dan Duryea, soberbio en las dos películas y haciendo las veces de personaje oportunista, indeseable y chantajista en un papel que le viene que ni pintado. Su interpretación cobra mayor peso en Perversidad, donde tiene mayor protagonismo y presencia. El actor comparte en ambas películas la importancia de ser pieza clave en ambos finales, ya que de su actuación depende la salvación de otros, paralelismo genialmente establecido en las dos películas.

Parte del encanto de los dos trabajos radica en que a pesar de ser disfrutables de forma independiente, visionados en conjunto pueden dan lugar a un posible vínculo solamente limitado por la imaginación del espectador, ya que a pesar de ser dos historias que no tienen porque estar relacionadas, tienen tantos puntos en común que es difícil no acabar buscando algo de sentido en su conexión, y más tras el final de La mujer del cuadro.

Y a vosotros, ¿qué os parecen los paralelismos en ambas historias?, ¿tenéis alguna paranoica teoría acerca de la posible conexión, si es que la hay, entre ellas?. Si es así estaré encantado de leerla en los comentarios.

diciembre 15, 2010 at 5:34 pm 2 comentarios

Tiempos de cambio

Pensaba que no volvería a escribir por estos lares, y casi un año después me veo aquí en este rinconcito gracias al cual tuve el placer de conocer a gente realmente interesante dentro del mundillo y con el que saciaba mi necesidad de compartir con el mundo mis opiniones acerca de nuestra afición favorita.

Durante este año he tenido el placer de haber estado colaborando en el mejor blog de videojuegos de España, así que desde aquí doy las gracias toda la familia del Pixel Ilustre por haberme acogido en su caliente seno y haberme dado la oportunidad de escribir para un público más amplio del que estaba acostumbrado. Ojalá no sólo en el sector de los videojuegos, sino en muchos otros ámbitos existiese gente con vuestra manera de hacer las cosas, en serio.

Pero este post no es para comerle el nabo a los ilustres, que por otra parte merecen todas las felaciones del planeta, sino para comentar mi desencanto con la que hasta hace poco era una de mis pasiones. Desde hace bastantes meses vengo decepcionado, aburrido y con la sensación de perder el tiempo delante de la consola. No voy a ser hipócrita y negar los buenos momentos que me ha dado esta generación, pero ha llegado el punto en el que pasaba más tiempo escribiendo que jugando (y eso que no escribía tanto) y ya se sabe como son estas cosas, cuando el sexo se convierte en rutina, mal andamos.

Creo que va llegando el momento de aprovechar el tiempo con otras cosas que me aporten algo más que un rato divertido delante de un mando y dedicar a los videojuegos el tiempo que realmente merezcan, y no el de el ritmo que me estaba autoimponiendo con los blogs. Optemos por la calidad en lugar de la cantidad y a disfrutar de las pocas joyas que vayan saliendo, que seguro que alguna habrá. De momento vuelvo a escribir en 16 bits generation, aunque no os aseguro que el contenido sea exclusivamente videojueguil y la regularidad sea la misma que hace unos años atrás.

P.D. No, no he tenido un hijo ni me he casado.

P.D. 2 Os hamo

diciembre 7, 2010 at 5:10 pm 12 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


Hits

  • 656,064

Archivos

Artículos destacados

CC
16 Bits Generation pertenece a hatedpig y está bajo licencia Creative Commons.